Cuando tu perrito presiente algo malo