Buenos días, el que no salude es un burro