Gracias Dios mio por permitirme echar dos polvos