La gran ventaja que tenemos los pobres