No confíes en alguien con mala ortografía