Todos tenemos un amigo que no deja el celular ni para ir al baño