No permitas que el amor cambie la clase de víbora venenosa que eres.