Un brindis por los suertudos que nos conocieron