Y le pedí a Dios cordura