A veces nuestro peor defecto es ser buena gente