El secreto está en arreglar los problemas cara a cara