Por ahí dicen que lo bueno dura poco