Con ORGULLO puedo decir que JAMÁS he tomado una gota de ALCOHOL