Cuando estaban repartiendo el cuerpo perfecto