Cuando sabes que te hiere, pero aún estás allí