De lo que me perdí y de lo que me salvé