De nada sirve que tu hermosa lencería diga CALVIN KLEIN