Después de la tormenta no casi siempre viene la calma