El karma es como las tarjetas de crédito