El truco está en hacerla reír