En la antigüedad los hombres no conocían a sus esposas