Era una señora tan fea