¡Gracias Señor! Por permitirme llegar al final de otro día