Gustavito entró a un restaurant y pidió una gaseosa