Hay personas que no son ridículas por lo que son