“Hay que dejar las luces encendidas para que piensen que sí estamos”