La risa es el mejor remedio para todo