La sociedad nos obliga a hacer cosas horribles