Las redes sociales son como el alcohol.