¿Me puedo comer lo que quedó en la olla?