No hay nada peor que ir en el bus oyendo una conversación ajena