No tenemos dinero, pero mala vida no nos damos