Nunca imaginé entrando a un banco con la cara tapada