Nunca, pero NUNCA se le debe de rogar a un hombre