Ojalá las mujeres fueran como nosotros los hombres