Pensé que me dolía el pecho por su partida pero NO