Que bonito sería repartir kilos en lugar de odio.