Querido Santa, este año quiero un cuerpo delgado y una billetera gorda