Si me pagaran por decir groserías, sería bien pobre