Sólo los cobardes se suicidan