Y así fue que Adán y Eva fueron felices