Y esta cena tan romántica, ¿a qué se debe?