Dejaré a un lado el orgullo