Dicen que un hilo rojo conecta a los que están destinados a encontrarse.