Dios, mándame un hombre sincero