La única razón por la que soy bueno guardando secretos.