Las personas más enojonas son más activas sexualmente