Nunca pensé matar a alguien que llevara mi sangre.